Vila y Manzano, denunciados por estafa

La denuncia de Carlos María Lagos, ex dueño del matutino, acusa a Vila y a Manzano de vaciar la empresa y desviar los fondos a Mendoza.

Edición Impresa: jueves, 07 de junio de 2001

El diario La Capital de Rosario atraviesa uno de los momentos más críticos de su larga historia: la Justicia santafesina investiga un posible vaciamiento de la firma. Uno de los accionistas y ex dueño del matutino, Carlos María Lagos, denunció al empresario mendocino Daniel Vila y al ex ministro del Interior, José Luis Manzano, ambos socios en grandes inversiones periodísticas, de “administraciones fraudulentas reiteradas, estafas, balances falsos y asociaciones ilícitas en forma simple y calificada”.

La demanda penal está radicada en el juzgado penal número 11, a cargo del juez Carlos Alberto Triglia, y alcanza también a Luis María Casero, Alfredo Luis Vila Santander, Neil Bleasdale, Sergio Ceroi, Jorge Robiolo, Silvio Micozzi, Néstor Carné y al escribano Luis María Kurtzeman padre. El viernes de la semana pasada, el fiscal que instruye la causa, Esteban Franicevich, abrió el juego y pidió que se investiguen las supuestas irregularidades “ante la posibilidad de que se hayan cometido los delitos denunciados”.

Según el escrito presentado en Tribunales, al que tuvo acceso Los Andes, la Editorial Diario La Capital sufre “lo que la doctrina nacional llama un vaciamiento de empresa”. Lagos aseguró que hubo desvío de fondos y de equipamiento de la compañía rosarina hacia el Multimedio Uno de Mendoza (diario Uno y radio Nihuil, entre otros) y que existen deudas impositivas millonarias, que se financian no pagando impuestos. Además, acusó a Vila y a Manzano de ser las cabezas visibles de “una telaraña de sociedades”, que se habrían orquestado para quitarle el poder de control de la Editorial Diario La Capital a su directorio para dárselo al Grupo Uno SA.

El presunto vaciamiento fue calculado por allegados a Lagos en unos $10 millones, sólo en capital.

El empresario de Rosario también hizo referencia a fuertes problemas laborales y gremiales con el personal. “Los conflictos fueron generados por la falta de pago de los salarios, retención de aportes a la obra social y sindicales, que son directa consecuencia del accionar expresado”, subrayó uno de sus abogados Ricardo Silberstein (ver aparte).

Por su parte, Vila comentó a Los Andes que “todo aquel que tiene algún reclamo de tipo comercial, recurre extorsivamente a la justicia penal y después arma una campaña de desprestigio a través de los medios que compiten conmigo, como son Clarín, La Nación y Los Andes”. Y consideró que los cargos que le imputa Lagos “son falsos”.

“Ya he asistido a este tipo de maniobras en casos como denuncias penales de un ex chofer mío por lavado de dinero, que ha tenido repercusión en Clarín, La Nación y Los Andes, y también del señor Vignati, entre otras” agregó.

La Capital es uno de los diarios más antiguos que aún se mantienen en circulación. Según los memoriosos de Rosario, en su extensa historia -fue fundado en 1867- la crisis que atraviesa en la actualidad es una de las más intensas.


Malestar interno

Este nuevo capítulo comenzó en 1997, cuando Stuka SA, una sociedad en la que Lagos es el presidente del directorio, le vendió el 75% de las acciones de Editorial Diario La Capital al Grupo Uno, presidido por Vila y Manzano.

Según Lagos, durante 1998 La Capital le dio un préstamo de $3,8 millones al Grupo Uno y esta firma retiró de la compañía rosarina $300 mil. Además, los empresarios mendocinos le quedaron debiendo a Stuka el traspaso de acciones, lo que llevó a esta firma a recurrir al Tribunal Arbitral de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires.

Posteriormente, el Grupo Uno le transfirió el paquete accionario y el control de Editorial La Capital a una sociedad denominada Demarchelier Images Corp (DIC), propiedad de Miguel Frustaglia y Daniel Vila. Esta empresa retuvo una parte de las acciones y le devolvió otra a Stuka, convirtiendo a esta última en accionista mayoritaria.

Las desinteligencias entre los dueños llevó a que las distintas sociedades firmaran un acuerdo y en noviembre del ‘99 conformaran un fideicomiso, el cual quedó al mando del escribano rosarino Luis María Kurtzemann. Dos días después, se transfirió el paquete accionario a La Capital Multimedios SA.

Lagos también comentó en el escrito que el año pasado se enteró que la Editorial la Capital le permitió a la empresa encargada de la publicidad del diario en Buenos Aires, Neumann, Cedrés y Asociados SRL, vender avisos por cifras enormes sin pagarle al matutino lo correspondiente. Y, según sostuvo, “se pudo constatar” que la responsable del gerenciamiento de Neumann era nada menos que Uno Multimedios.

“Con el fin de ocultar lo sucedido, se remitió la cobranza de la deuda a un estudio de Mendoza, que informó que ésta era irrecuperable”, afirmó Lagos ante la Justicia. Según fuentes judiciales, se trataría del estudio Becerra y Asociados, del hijo del procurador de la Nación, Nicolás Becerra. En ese bufete negaron haber tenido la causa en sus manos y dijeron que el caso lo llevó el abogado Jorge López, quien tiene el concurso de Supercanal.

A renglón seguido, el empresario sostuvo que cuando este tema salió a la luz, Uno Multimedios asumió la venta y cobranza de publicidad, pero nunca pagó nada de lo recaudado.

El tiempo pasó y Editorial La Capital le alquiló a la compañía Seller SA los inmuebles y le cedió los derechos para que se ocupara de toda la actividad comercial del diario, transfiriéndole parte del personal.


Con nombre y apellido

De la denuncia también surge que “Vila y Manzano junto con sus ejecutivos de confianza en Mendoza Neil Bleasdale y Luis María Casero, y a través de órdenes a sus ejecutivos en Rosario, Jorge Robiolo (h), Silvio Micozzi y Néstor Carne, desviaron alrededor de U$S 7 millones de La Capital a las sociedades de Mendoza. Ahora pretenden cancelar dicha deuda con el 28% de las acciones de una sociedad denominada Arlink S.A. (la que tasan en U$S 28 millones). Esta firma, a pesar de que casi no tiene actividad, la poca que tuvo dio pérdidas y su balance refleja un patrimonio neto de U$S120 mil y un capital de $100 mil”.

Después de haberse enfrentado por los medios de comunicación, Vila y Lagos se verán la cara hoy, durante una reunión de directorio. Según los abogados del empresario de Rosario, el dueño del Multimedio Uno buscará “destituirlo del directorio”, pero Vila negó que esta decisión dependa sólo de él.

En Rosario es imposible encontrar una tercera voz en esta discusión. Tanto Orlando Vignati (accionista del multimedio) como otros empresarios del rubro no quieren hablar del tema.

Más notas de esta sección
Copyright 2010 Los Andes | Todos los derechos reservados