Guillermo Cano, artífice de la Fiesta de la Vendimia

El gobernador de la provincia Guillermo Cano fue uno de los promotores de la Fiesta de la Vendimia, en 1936. La vida de Cano y su obra de gobierno. Su súbita muerte.

Edición Impresa: martes, 07 de marzo de 2006
Guillermo Cano, artífice de la Fiesta de la Vendimia

El doctor Guillermo Cano fue elegido gobernador de la provincia de Mendoza en enero de 1935.

Por Carlos Campana - Especial para Los Andes

No cabe duda de que la Fiesta de la Vendimia es una de las más importantes que tiene nuestro país.

Hace ya 70 años que esta celebración se realiza casi sin interrupciones.

En esta página queremos recordar a uno de los personajes que inició este evento; el gobernador Guillermo Cano.

Los antecedentes de la Fiesta de la Vendimia

En 1911, don José Tríanes Díaz presentó al gobierno un proyecto para organizar una fiesta de la vendimia todos los años. Tendría concursos de canciones alusivas; exposiciones de pinturas; obra de teatro dedicado a la vid y presentada al aire libre; premio al almacenero que vendiera más vino y a la marca de vino más solicitada. Completaban el programa: almuerzos, cenas, paseos a lugares turísticos, visitas a las bodegas y un gran desfile de carruajes.

Dos años más tarde, en 1913, se eligió a Mendoza para sede del 2º Congreso Nacional de Industria y Comercio. Llegaron 800 invitados en un tren especial, orlado con racimos de uva y pámpanos. Los visitantes recorrieron los alrededores de la ciudad, quedando maravillados con las pintorescas bodegas y los viñedos.

El viernes 11 de abril, por la calle San Martín, desfilaron bellísimos carruajes alegóricos a la elaboración de vinos. Algunos de ellos, verdaderas obras de artes, como el del Dios Baco, el carro de Noé, la carabela conductora de vid y otros por el estilo, que sumaban 22. Los seguían numerosos trabajadores de agricultura, simulando la vuelta al hogar después de la cosecha. El Congreso quedó clausurado el domingo 13 de abril. Esta fiesta tuvo gran repercusión en los medios.


Visionario deun gran evento

El gobernador Guillermo Cano y su ministro de Industrias y Obras Públicas, ingeniero Frank Romero Day, habían viajado por Europa y presenciado una fiesta de la vendimia. Al ver este evento, pensaron que sería importante realizar algo similar en la provincia.

En el año 1936 firmaron un decreto para que la Fiesta de la Vendimia se realizara todos los años.

El 18 de abril de ese mismo año se llevó a cabo. Fue tan importante la convocatoria de la gente que, al año siguiente, el gobernador de la Provincia, Guillermo Cano, estableció que la realización de la Fiesta de la Vendimia fuese para el día 20 de marzo. Se le encomendó a la Dirección Provincial de Turismo el programa del acto y se instituyó una suma de 1.500 pesos de premio al mejor afiche y 1.000 pesos a la mejor canción.

Esta fiesta fue aún mayor, participaron grandes personalidades del gobierno nacional.

La vida de Guillermo Cano

El doctor Cano nació en Rivadavia, provincia de Mendoza, en diciembre de 1884.

Era hijo de Guillermo A. Cano y Fidela Maldonado. Primero cursó estudios en el Colegio Nacional -hoy, Agustín Álvarez-. Fueron algunos de sus profesores, Julio Leónidas Aguirre, Ventura Gallego, entre otros, quienes forjaron al joven.

Al finalizar los estudios secundarios, partió hacia Buenos Aires en donde cursó en la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires. En 1908, se graduó de abogado y se doctoró en jurisprudencia en 1909.

De regreso al terruño cuyano

Después de recibirse como doctor en Jurisprudencia, llegó a Mendoza donde ejerció la profesión y también abrazó la causa política. Ocupó el cargo de concejal, representando a la ciudad y, desde su banca, ejecutó varios proyectos.

Fue diputado provincial durante 3 períodos, vicepresidente 1 º de la Cámara de Diputados, miembro de la Convención que sancionó nuestra primera Constitución.

Durante el gobierno del ingeniero Ricardo Videla, el doctor Cano fue ministro de Hacienda, cargo que cumplió hasta su elección como candidato a gobernador por el Partido Demócrata. En enero de 1935 fue elegido gobernador de la provincia, acompañándolo el doctor Cruz Vera como vice.

Un gobierno progresista

Inició su mandato continuando con la política del anterior gobernador. La construcción de obras viales fue una constante. Más de 400 kilómetros de pavimento, entre ellos los caminos de Luján - Blanco Encalada, el camino a Palmira en el este, Maipú - Barrancas. Varios puentes fueron construidos sobre el río Tunuyán y otros lugares del sur mendocino. También la irrigación tuvo gran desarrollo en su gobierno, se construyeron defensas aluvionales, se incrementaron las redes de agua potable.

El gobernador Cano mejoró la educación y promovió la acción social a través de varios servicios, como el lactario, el consultorio infantil. Este último prevenía a los niños de la provincia de cualquier tipo de enfermedad.

Las casas colectivas

Por una iniciativa del doctor Cano, fue colocada en 1937 la piedra fundamental del barrio de Casas Colectivas. Emplazado en el noroeste de la Capital, sobre calle Boulogne Sur Mer. Hoy las conocemos como barrio Cano.

Fue el primer barrio construido integralmente con una concepción unitaria de aprovechamiento del suelo para la construcción de viviendas familiares. Comprendió la construcción de 727 departamentos, en bloques de tres plantas por pabellón.

La idea inicial fue destinarlo a viviendas para obreros, empleados del Estado, municipales y jubilados. Su construcción demandó 3.300.000 pesos con fondos obtenidos de títulos de la deuda externa pública. Su superficie total abarcó 42.000 metros cuadrados, incluyendo pasillos y sectores parquizados.

Un brillante jurisconsulto

Después de finalizar su mandato, en 1938, el doctor Guillermo Cano siguió desempeñándose en la actividad jurídica.

Fue vicepresidente de la Federación Argentina y del Colegio de Abogados. También presidente del Colegio de Abogados de Mendoza en dos oportunidades.

Editó un proyecto de Código en lo contencioso administrativo para Mendoza y diversas obras sobre temas jurídicos.

La súbita muerte

Radicado en Buenos Aires, el 21 de setiembre de 1939, el doctor Guillermo Cano dejó de existir como consecuencia de un ataque cardíaco.

Sus restos fueron velados en la residencia de sus familiares y luego trasladados a Mendoza.

El féretro del extinto gobernador arribó a la provincia de Mendoza en tren y fue acompañado por una delegación de legisladores nacionales y autoridades provinciales.

El velatorio se realizó en la Casa de Gobierno, ubicada en calle Rivadavia entre Patricia Mendocinas y Bartolomé Mitre. Al otro día, sus restos fueron inhumados en el Cementerio capitalino en medio de un hondo sentimiento de pesar del pueblo mendocino.El gobernador general José Félix Aldao, el artífice de las carreras
Más notas de esta sección
Copyright 2010 Los Andes | Todos los derechos reservados