Los italianos de Luján y sus 80 años de aporte a la cultura del departamento

Un puñado de inmigrantes creó la institución en 1926, para ayudar a los connacionales de entonces. Tiene una amplia sede y un proyecto de crecimiento.

Edición Impresa: sábado, 09 de septiembre de 2006
Los italianos de Luján y sus 80 años de aporte a la cultura del departamento

Referentes. María C. Cuglia, Ana Stallocca de Cabrini, Bruno De Marchi y Mónica Maccari.

Notas relacionadas

Miguel Títiro mtitiro@losandes.com.ar

Los italianos de hace 80 años, inmigrantes que habían venido a Mendoza a radicarse, procedentes de diferentes lugares de la península, formaron entidades para mantenerse ligados a las costumbres y la cultura de la madre patria.

Una de ellas fue la Sociedad Italiana de Luján de Cuyo, que en la semana inicial de setiembre de 1926 estampó su presente en la vida social del departamento. La mayoría de aquellos pioneros eran personas jóvenes y de mediana edad. Estaban llenos de entusiasmo e ilusiones. Los encuentros preliminares a la fundación se concretaron en julio de aquel año, en la casa de don Pedro Bet. Y dos meses después se realizó la primera asamblea constitutiva, imponiéndose la denominación de Sociedad de Socorros Mutuos “Humberto 1°”, nombre que más adelante se abandonaría. Las firmas fundadoras eran las de los vecinos de entonces, el nombrado Bet, Desiderio Moretti, José Buzio, Alberto Fanesi, Arturo Astesiano, José Marianetti, Julio Laconi, Luis Pincolini, Luis Federici, Tomás Pacaccio y Dante y Ángel Leotta. Muchos de estos apellidos se continúan hoy en familias del departamento.

El primer consejo directivo fue presidido por Desiderio Moretti; Bet era el vicepresidente y José Buzio el secretario. La actual denominación se adoptó en 1948.

El testimonio brindado por Ana Haydeé Stallocca, de extensa militancia en la subcomisión de damas y ex reina de la entidad, da cuenta de algunos hitos de los comienzos. El objetivo del nacimiento fue disponer de una sede, para lo cual se compró un terreno en calle Balcarce 345, donde recién en 1933 se empezaron a levantar las dependencias que cobijarían a la entidad: sala de reunión, otra para teatro y cine y con posterioridad una cancha de bochas y una pista de baile al aire libre para teatro.

Ana Haydeé, hija de un agricultor peninsular, se vinculó a la entidad cuando tenía 14 años y nunca más se apartó de sus filas. Hoy a los 74 conserva el mismo empeño de los años juveniles. La Italiana también fue punto de partida de su familia, ya que allí conoció a un joven siete años mayor, Eliseo Cabrini, dedicado jugador de pelota a paleta. “Al principio no hubo mucho interés mutuo, pero luego la cosa cambió y ya llevamos 55 años de vida matrimonial, con seis hijos”, cuenta la dama.

También de mucho arraigo en la colectividad es su actual presidente, Bruno De Marchi (81), tal vez el dirigente comunitario más veterano del departamento y papá del diputado nacional Omar De Marchi. “Agrupamos en la actualidad a unos 140 socios, hubo épocas mejores, pero aspiramos a acrecentar la masa de afiliados, a partir del acercamiento de la juventud”, dice Bruno, un conocido fabricante de aguas gaseosas. Él y los restantes miembros de la comisión saben que el nutriente societario hay que buscarlo entre las más de 300 familias con raigambre itálica, que habitan la zona.

Para la nostalgia se inscriben las funciones del cine “Argentino”, un clásico de la vida social de Luján de hace algunas décadas. Eran los tiempos en que había dos posibilidades para ver películas en la pantalla grande, porque también estaba el “Colón”, de la Sociedad Española, mientras que hoy, y desde hace mucho tiempo, la zona carece de esa oferta recreativa. También se hacía

teatro, con mucha respuesta del público. Los nombres de quienes subían a escena o hacían de traspuntes son muy recordados por la gente: Fernando Bracelis, Francisco Leotta, Nelly Cuzi, Irma Iglesias, Luis Stallocca y Esteban Vitale, entre varios más.

Otra fortaleza de la institución fue abrir sus dependencias a la cultura y a la enseñanza de la lengua del Dante, con la supervisión del Consulado de Italia. No menos importante ha sido su adhesión a prácticas deportivas, como el patinaje artístico y las bochas. La Municipalidad se ha visto favorecida con la generosidad de los italianos, ya que una plantilla grande de cursos se dictan en las instalaciones de calle Balcarce. Su edificio central está consolidado, con 1.300 m2, que permiten recibir a unas 700 personas, pero está vigente la posibilidad de una construcción en tres niveles, para reunir a otras actividades sociales y culturales, una aspiración institucional que los vaivenes económicos frenan.

Hoy empiezan los actos del aniversario, que durarán todo el mes, con el festejo central del domingo 24 y su gran almuerzo.

También habrá una misa el 16, a las 19. Y el 29, a las 20.30, se ofrecerá una velada cultural.
Copyright 2010 Los Andes | Todos los derechos reservados