Difundieron fotos robadas a la princesa Máxima pero la Justicia dijo que son inocentes

La Cámara Federal determinó que los periodistas Luis Ventura y Liliana Castaño no son culpables por haber comprado y publicado fotos que tomó la princesa de Holanda de vacaciones en Argentina. Provenían de una cámara sustraída a Máxima Zorreguieta.

jueves, 08 de mayo de 2008
Difundieron fotos robadas a la princesa Máxima pero la Justicia dijo que son inocentes

A Máxima le robaron la cámara de fotos y después alguien las vendió a las revistas Caras y Paparazzi.

La Cámara Federal porteña confirmó hoy el sobreseimiento de los responsables de dos revistas de espectáculos que hace cuatro años publicaron fotos familiares de la princesa Máxima Zorreguieta extraídas de una cámara digital que le había sido robada, informaron fuentes judiciales.

La decisión de la Sala II del Tribunal alcanzó al periodista Luis Ventura, director de la revista "Paparazzi", y Liliana Castaño, responsable de la revista "Caras".

Para los jueces ninguno de los denunciados tenía conocimiento de que las fotos que le fueron vendidas provenían de una cámara fotográfica robada.

Los hechos sucedieron el 10 de mayo de 2004 cuando un hombre vendió a las revistas "Paparazzi" y "Caras" un CD con fotos y filmaciones extraídas de una cámara digital de la princesa de Holanda, la argentina Máxima Zorreguieta.

La cámara en cuestión tenía fotos que la princesa de Orange sacó en la boda de su mejor amiga, así como instantáneas de su visita a la Argentina junto a su marido y su hija mayor Amalia.

Ante la publicación de las fotos, la embajada de Holanda en la Argentina inició acciones legales que quedaron radicadas ante el juez federal Jorge Ballestero.

Este juez sobreseyó a los periodistas, aunque sí se dictó el procesamiento del sujeto que comercializó las fotos.

En su descargo el periodista Ventura dijo que su editor le había comunicado la existencia del material fotográfico, aclaró que "nunca imaginó que podrían provenir de una cámara robada" y que sostuvo que "no vio inconveniente en publicarlas pues no mostraban ninguna situación pecaminosa", relataron las fuentes.

Para los jueces de Cámara efectivamente los responsables de las revistas ignoraban el origen ilícito de las fotos, por lo que decidió confirmar su sobreseimiento.
Más notas de esta sección
Copyright 2010 Los Andes | Todos los derechos reservados