La lista de canciones censuradas por la dictadura

Se trata de un documento de siete páginas escrito a máquina, que se puede consultar en la página web del Comité Federal de Radiodifusión. Hay dos letras de Armando Tejada Gómez.

Edición Impresa: miércoles, 05 de agosto de 2009
La lista de canciones censuradas por la dictadura
Notas relacionadas

Virginia Di Bari - vdibari@losandes.com.ar

No sólo las canciones que aludían a cuestiones políticas eran censuradas en las radios durante la última dictadura militar. Tampoco podían pasarse temas que hacían referencia al amor, el sexo o exaltaban determinadas partes del cuerpo.

Todas ellas formaban parte de las llamadas listas negras, que -ahora- al ser difundidas por el Comité Federal de Radiodifusión (Comfer) permiten conocer cuáles eran las letras, autores y álbumes que estaban prohibidos en aquella etapa de la vida argentina.

En siete hojas escritas a máquina aparecen de manera detallada las canciones y los autores que fueron censurados durante el Proceso. A su vez, se pueden leer las fechas en las cuales la circular fue emitida para luego llegar a manos de los directores de radios. Así, antes de comenzar con el listado puede leerse el título: "Cantables cuyas letras se consideran no aptas para ser difundidas por los servicios de radiodifusión".

Allí suenan nombres como Palito Ortega, José Luis Perales, Cacho Castaña, Camilo Sesto o Sandro. A ellos se suman artistas como Eric Clapton, Queen y Pink Floyd, Rod Stewart, entre tantos otros.

"Nunca nadie se había ocupado del tema de manera institucional. Para nosotros tiene una relevancia cultural, política y social. No tiene otra finalidad que abrir archivos que hasta ahora habían sido vedados", señaló a un medio nacional el titular del Comfer, Gabriel Mariotto.

Con asiento en Mendoza

Las prosas revolucionarias del escritor Armando Tejada Gómez, César Isella y Eduardo Aragón no pudieron escapar de la exhaustiva enumeración de letras prohibidas. Las radios no podían pasar "Triunfo agrario" ni "El cóndor vuelve".

Estos temas, junto con aquellos que pertenecían a otros artistas mendocinos destacados de la época, eran interpretados por varios jóvenes que empezaban a incursionar en el mundo de la música. Pocho Sosa es uno de ellos. "Estábamos señalados. Yo siempre canté las llamadas canciones de protesta y por eso era tildado de comunista", contó Pocho.

A pesar de que Pocho siguió interpretando temas comprometidos en los salones de la UTN (como "Canción para el fusil y la flor" o "Canción por Violeta"), "afortunadamente nunca me detuvieron. Sin embargo, hubo muchos actores y cantantes perseguidos. Incluso Armando (Tejada Gómez) tuvo que exiliarse en España. Estaba terminantemente prohibido mencionar cualquier cosa que hiciera referencia a él", agregó Pocho.

Dentro de las radios provinciales la realidad no era distinta. "Sólo se podían pasar melodías sin letras, como las de Paul Mauriat o Bert Kaempfert. No podíamos poner temas de Mercedes Sosa o de Horacio Guaraní, porque te podían pasar cosas muy feas. De hecho, había una lista de actores que estaban prohibidos nombrar, como por ejemplo Héctor Alterio", sostuvo Raúl Marín, quien por esos tiempos era locutor de Radio Nacional.

Luego, como director de esa misma emisora (del ?84 a ?89), Marín tuvo la oportunidad de reflotar todos los discos que antes de la vuelta a la democracia estuvieron guardados en el sótano del lugar. "Y, obviamente, bajamos los que estábamos hartos de escuchar. La radio cambió completamente", precisó Marín, quien ahora trabaja en Radio Mitre.

Adolfo Sánchez, director de la Radio Río Atuel del ?73 al ?85, recuerda que el tema más prohibido era el tango Cambalache, "en todas sus versiones". "Periódicamente llegaba una circular con el listado de canciones que no podían difundirse. Algunas veces caían los oficiales del Ejército y secuestraban varios discos, como los de Mercedes Sosa", indicó Sánchez.

El tema "Rasguña las piedras" de Sui Generis o interpretes como Miguel Cantilo y Silvio Rodríguez sólo sonaban libremente en los parlantes de los boliches. Sus discos, incluso, podían comprarse sin inconvenientes en las "disquerías".

"Los álbumes de los autores que estaban prohibidos se sacaban de las radios y, a veces, hasta se rayaban para asegurarse de que no se difundieran", detalló Salvador Rincón, quien en aquellos años trabajó como productor independiente en las radios LV10, Libertador y Nihuil y fue disc jockey hasta el '83.

Es más, Rincón, quien ahora se desempeña como programador musical en Radio Nacional, fue detenido en distintas oportunidades por pasar canciones que estaban censuradas.

Más notas de esta sección
Copyright 2010 Los Andes | Todos los derechos reservados