Juan Carlos Fábrega: el mendocino que maneja el Banco Nación

Nació en Mendoza hace 61 años y tiene toda su familia en la provincia. Hace 41 años que es empleado de la institución. Amigo de Kirchner desde joven, explica la política crediticia oficial.

Edición Impresa: domingo, 21 de febrero de 2010
Juan Carlos Fábrega: el mendocino que maneja el Banco Nación

"El Banco Nación tiene una participación del orden del 23% en préstamos y del 26% en depósitos del sistema financiero argentino; somos un cuarto de todo el sistema.” Télam

Por Sergio Serrichio - Corresponsalía Buenos Aires

Juan Carlos Fábrega tiene la responsabilidad de conducir el banco más grande de la Argentina, el Nación. No llegó a este puesto como funcionario político, todo lo contrario: es el primer empleado de la institución que se convierte en presidente de la misma.

El 3 de febrero, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner le ofreció el cargo, el mismo día Fábrega cumplió 41 años en el Banco Nación. “Es la máxima aspiración que puede tener un empleado, llegar a ser presidente del banco”, dice orgulloso.

Nació en Mendoza hace 61 años, vivió en Capital y en Tupungato, se casó con una tupungatina (que ya falleció) y tuvo tres hijos que viven en nuestra provincia y le han dado tres nietos. Su madre y hermanos también viven en Mendoza.

Ingresó al Banco Nación como auxiliar en la sucursal de Río Gallegos, tenía 18 años. Llegó a la ciudad austral con su familia, en 1958 y residió allí hasta 1972. En la capital santacruceña conoció a Néstor Kirchner, con quien era par generacional. Desde entonces son amigos.

Los Andes lo contactó la semana pasada y Fábrega decidió conceder su primera entrevista como presidente del Nación dado que se trata del principal diario de su provincia. “Quiero llevar buenas noticias a los mendocinos”, dijo orgulloso.

-¿Cómo empezó a trabajar en el Banco Nación?

-Fue a los 18 años, entré como auxiliar en Río Gallegos. He recorrido gran parte del país y manejé las sucursales de Montevideo y Santiago de Chile, incluso. Transité por todos lados. Fui también gerente de la AFJP Nación y desde hace 13 años que estoy en la Casa Central, en Buenos Aires. En 2003 me nombraron sub-gerente general y ahora me llegó la oportunidad de ser presidente de la institución. Es un reconocimiento muy grande para mí. Se lo dije a la Presidenta cuando me ofreció el cargo, esta es la máxima aspiración que una persona empleada puede tener.

En mi vida laboral es el logro más grande. Creo que el hecho de que el Gobierno nacional decida darle esta responsabilidad a un obrero y no a un funcionario político es una señal muy interesante, es todo un dato.

-¿Se considera kirchnerista, ha militado en algún partido?

-Sí, he militado en el peronismo.

-¿Dónde está parado el Banco Nación y hacia dónde quiere ir?

-Acabo de asumir la presidencia, pero hace 41 años soy hombre de esta casa, y desde 2003 era gerente general, así que conozco bien la posición y las políticas del Banco y puedo definir la continuidad de lo que se ha venido haciendo. En los últimos siete años, hubo una reversión muy notoria. En el 2003, el BNA tenía en mora el 57 por ciento de los créditos al sector privado, y si se incluía al sector público, la mora era del 30%.

Hoy, la morosidad es del 2% para el sector privado y del 1,27% de la cartera total. El Banco tiene hoy una participación del orden del 23 % en préstamos y del 26 % en depósitos del sistema financiero argentino; somos un cuarto del sistema, lo que nos permite ser reguladores y testigos. Las tasas que maneja el Nación, especialmente en préstamos, son un parámetro para el resto del sistema financiero.

-El propio Gobierno dice que los bancos prestan poco y, en especial, que dan poco crédito de inversión.

-Nosotros prestamos más que elresto del sistema. Nuestra participación ha crecido fuertemente (busca balances, los abre, recurre a los números). El Nación maneja hoy una cartera de 36.723 millones de pesos, de los cuales 15.382 millones corresponden al sector público y 21.600 millones al sector privado (datos al 31 diciembre de 2009). Sobre esa cartera, tenemos 468 millones en mora. Compare: en 2003 los préstamos al sector privado eran 5.600 millones, y 3.261 millones estaban en mora.

-¿Y el crédito al sector público?

-En 2003 le prestábamos 5.360 millones y hoy, como le dije, 15.382 millones. Pero hay que tener en cuenta los depósitos. En 2003 el estado tenía en el Nación depósitos por 2.681 millones y le debía 3.999 millones. Los depósitos crecieron a 38.252 millones y los préstamos a 15.382 millones.
 
El Estado es un fuerte depositante y toma parte de sus propios fondos. Y los plazos de los depósitos son más largos los plazos de los préstamos. De los primeros hay a más de un año, y los préstamos son todos a un máximo de un año. Además, el crecimiento de los depósitos es sostenido: desde 2003 no ha habido nunca una caída.

-Sin embargo, se sospecha que, ante las dificultades fiscales, el Gobierno pretenda tomar cada vez más recursos del Nación.

-Lo que hoy tiene tomado el sector público es lo presupuestado; hasta el 30 por ciento de sus depósitos en el BNA; hoy tiene 38.252 millones de depósitos y 15.000 millones de préstamos

-Eso es un poco más de 30 por ciento…

-Sí, porque cuando se fijó el tope había una cartera anterior, de pagarés. Pero cada vez que el Estado pide un crédito al BNA se regula que no pueda tomar más del 30 por ciento de los depósitos que tiene.

-¿Hay algún pedido para aumentar ese tope?

-No existe hoy. Al menos yo no lo conozco. El gran crecimiento de nuestra cartera han sido los préstamos al sector privado: pasamos de prestarle 5.600 millones a 21.223 millones. En 2003, nuestra participación en el total de préstamos bancarios era del 14 por ciento. El Galicia tenía 16 por ciento. Hoy somos primeros, con el 23 por ciento. Incluso si se toman sólo los créditos al sector privado, lideramos con 21 por ciento. El que sigue tiene 13.

Nuestro crecimiento en préstamos se seguirá basando en el sector privado. Pero déjeme decirle algo: no existe ningún cliente al que usted pueda prestarle sólo por el 30 % de lo que deposita. Los depósitos privados en el Nación son de 28.258 millones, así que le prestamos casi el 100 por ciento de lo que deposita.

No usamos depósitos del sector privado para financiar al Estado. El Banco hoy tiene más de 850.000 clientes de crédito, de los cuales 30.000 están en mora. En 2003, teníamos 307.000 clientes, de los cuales 110.000 estaban en mora.

-¿Cuál es el perfil de clientes y de crédito al que apunta?

-En 2003, las pymes tenían 10 por ciento de los préstamos del Banco y las grandes empresas, 45%. El resto era banca minorista, cooperativas y vinculadas. Hoy en día nuestro principal cliente son las pymes, con una cartera de 12.956 millones. Mucho más del doble que los préstamos a las grandes empresas, que son de 5.200 millones.

Tenemos crédito para inversión con 5 años a tasa fija y del sexto al décimo variable, y estamos colocando 60 millones de pesos por semana. Inversión pura. Y eso es sólo la línea 400, para pymes. También financiamos proyectos grandes, con otras tasas. En los últimos dos años dimos 10.000 millones de crédito de inversión. Nuestro objetivo prioritario son las pymes, las exportaciones y la familia.

-Dado el rol de "testigo" del Nación, ahora que hay más inflación, ¿qué hay y qué se puede esperar en crédito y tasas a las familias?

-El sistema financiero tiene una altísima liquidez; no hay motivo para que la tasa aumente. Por el contrario, las tasas a plazo fijo están bajando.

-¿Pero el interés de los préstamos va a bajar?

-Mire, hay unas cuantas líneas a tasa Badlar (la que se paga a depósitos de más de un millón de pesos) más un spread. Y la Badlar pasó de 12 y pico al 9,5 %. Como le dije, tenemos préstamos de inversión con 5 años a tasa fija y los cinco restantes a tasa variable, a Badlar más 400 puntos. Y las empresas las toman; no veo que haya dificultad en tomar crédito.

-Le pregunto por el crédito a particulares. Por ejemplo, si habrá crédito hipotecario a tasa fija.

-En crédito hipotecario hicimos un gran esfuerzo con el plan Inquilinos. Colocamos más de 20.000 créditos.

-¿Pero volverá el crédito a tasa fija, aunque sea a 5 años?

-Es un análisis que habrá que hacer. De todas maneras, las tasas variables que aplica el banco no han sido preocupantes para quienes toman crédito. Hoy, la Badlar más 400 puntos da menos de 14 por ciento.

-Eso es el doble la inflación oficial.

-Los salarios crecen a razón del 20 por ciento anual. Por eso la gente no debería tener problemas. Y no los tiene; se ve en la baja de la morosidad.

-¿Cuál ha sido el efecto del conflicto por el Fondo del Bicentenario en depósitos, dolarización?

-Los depósitos en pesos siguieron creciendo en enero y lo que va de febrero. En un año pasamos de 21.000 a 28.000 millones. Y la cartera en dólares se mantuvo. No he visto intranquilidad. Además, los mensajes son que la política cambiaria se mantendrá. El mercado y el BCRA no han sufrido avatares. En los últimos días, el dólar tuvo incluso alguna baja.

-¿Qué sucederá si no se puede crear el Fondo?

-El tema se va a resolver. Es importante llevar a cabo el Fondo del Bicentenario. Estoy consustanciado con este gobierno. De lo contrario, no podría cumplir la gestión de presidente del Banco de la Nación Argentina. Las políticas que seguimos acá naturalmente tienen que ver con la política del Gobierno nacional. Si no, es imposible.
Más notas de esta sección
  • El PJ local exige a Cristina que federalice los fondos nacionales

    El PJ local exige a Cristina que federalice los fondos nacionales

    El nuevo presidente del justicialismo mendocino, el intendente Rubén Miranda, dijo que el partido acompañará al Gobierno nacional siempre y cuando "le dé a Mendoza lo que la provincia merece" y se distribuyan los fondos nacionales como el del Bicentenario.

  • Raúl Baglini: cerca de Cobos cuando las papas queman

    Raúl Baglini: cerca de Cobos cuando las papas queman

    Fue candidato a gobernador, diputado y senador nacional. No acompañó al Vicepresidente en su paso por el kirchnerismo y lo aconseja desde el voto “no positivo”. Comandará los planes de gobierno de una UCR que quiere volver al poder.

Copyright 2010 Los Andes | Todos los derechos reservados