Sigue el misterio por la violenta muerte de un matrimonio en Junín

La pareja fue hallada dentro de su casa con cortes en los brazos. Pero las puertas y ventanas no estaban forzadas y no se robaron nada.

lunes, 24 de enero de 2011

Los dueños de una farmacia en Junín fueron hallados muertos esta mañana en su casa luego de que uno de sus hijos, que llamaba desde la Costa Atlántica, alertara a los vecinos porque sus padres no atendían en teléfono. Fue su consuegro el que los encontró.

Se trata de Clemente González Gramajo (81) y Rosa Jalif Guevara (79), quienes estaban tirados en el comedor y con heridas cortantes en los brazos en su domicilio de ruta 61 del paraje rural de Rodríguez Peña.

Ahora la policía intenta averiguar qué sucedió, ya que la casa estaba cerrada por dentro, no hay signos de violencia en puertas ni ventanas y hasta se encontró dinero que el matrimonio guardaba en un monedero.

“Alrededor de las 23.30 un vecino llama a la policía dando cuenta que desde el sábado no veían al matrimonio. Lo primero que pudimos observar es que en la vivienda no faltaban elementos de valor, estaba cerrada desde adentro con llave”, aseguró esta mañana el director de Investigaciones, comisario Alejandro Delgado.

“No hay indicios que den cuanta que pudo tratarse de un robo, así es que la mayoría de los elementos verificados y los indicios aportados por la Justicia están siendo evaluados tomándolo como un hecho de sangre ocurrido dentro del seno familiar”, afirmó.

Una de las teorias que manejan los investigadores es que hubo alguna discusión en la pareja y que el hombre atacó a la mujer y después se suicidó. Incluso, una fuente consultada por este diario indicó que la mujer tendría un corte profundo en el cuello además de las lesiones en los brazos.

No se ha determinado todavóa cuando ocurrieron las muertes. Vecinos del lugar afirmaron que la farmacia del matrimonio estuvo abierta el sábado por la mañana, por lo que el hecho podría haber sucedido ese día en la tarde o durante el domingo.

Por ahora, todo es misterio y conmoción en Junín.

Más notas de esta sección
Copyright 2010 Los Andes | Todos los derechos reservados