Jóvenes empresarios: protagonistas del cambio generacional

Se viene registrando en nuestra provincia la tendencia a que personas que rondan los 40 años ocupen puestos de decisión en distintas entidades. Sus opiniones y proyectos.

domingo, 26 de febrero de 2012
Jóvenes empresarios: protagonistas del cambio generacional

Andreu, Graffigna, Biaggi y Anunziata. (Luis Amieva / Los Andes)

Por Florencia Da Souza y Agustín Haudet -economia@losandes.com.ar

Son jóvenes pero tienen muchas responsabilidades. Algunos dirigen las empresas familiares que fundaron sus padres y otros gerencian emprendimientos de categoría. En común tienen que están a la cabeza de diversas instituciones que nuclean a empresarios y representantes de su rubro por lo que no sólo trabajan para sí mismos sino que intentan armar colectivos y causas comunes con quienes se dedican a actividades afines.

Leonardo Andreu, presidente del CEM; Fernando Porreta, al frente de la Cámara de la Construcción; Fernando Barbera, vicepresidente de la Asociación de Empresarios Hoteleros, Gastronómicos y Afines de Mendoza (Aehga); Belén Graffigna y Oscar Anunziata -ambos activos representantes de la cámara hotelera- cuentan sus experiencias en estos puestos y la relación que establecen con sus pares.

Además, Marisol Biaggi, presidente de la Delegación Mendoza del Consejo Profesional de Relaciones Públicas, relata cómo es gestionar una asociación con los encargados de las relaciones de las empresas más importantes de la provincia.

En líneas generales, estos empresarios reconocen que desde una empresa pueden generarse muchos beneficios para la sociedad. Así, conciben el rol del empresario como un actor fundamental para el desarrollo de la provincia y trabajan para eso.

En relación con la economía, no creen que este año sea fácil de afrontar pero, por eso mismo, buscan fomentar -a través de sus asociaciones- distintas medidas para disminuir el impacto que pueden tener las malas ventas y la baja rentabilidad que se espera para 2012.

Estos empresarios que -a pesar de su relativa juventud- conocen de sobra los secretos del mercado al que se dedican, provocaron, en muchos casos, una suerte de renovación en Cámaras que hacía tiempo estaban dirigidas por las mismas personas o por empresarios de mayor edad.

En este sentido, aunque valoran la tecnología y la profesionalización de las tareas, están convencidos de que quienes tienen más años y experiencia pueden aportar mucho al trabajo que se realiza en conjunto. Aunar voluntades no parece sencillo de llevar adelante pero están convencidos de que el trabajo, las buenas ideas y el compromiso, son las claves del desarrollo. 

Leonardo Andreu: “La experiencia es una forma de aprendizaje”

Leonardo Andreu es, desde diciembre del año pasado, el presidente del Consejo Empresario Mendocino (CEM). Está casado y tiene dos hijos. Con tan sólo 39 años, este joven abogado, magister en Derecho Empresario, ocupa la silla que alguna vez tuvieron Enrique Pescarmona o Mario Groisman, entre otros.

Además, continúa siendo el gerente  administrativo y de personal de Transportes Andreu, la empresa familiar que fundó su padre, en la que él se formó y a la que apuesta para su futuro y el de sus hijos.

Asegura que sus ganas de contribuir al desarrollo de Mendoza fue lo que lo impulsó a presidir esta institución que nuclea a 21 de los empresarios más influyentes de la provincia.
Está convencido de que el aporte de los jóvenes a las distintas organizaciones puede servir para  discutir nuevas ideas y hacer las cosas en forma distinta. Sin embargo, reconoce que “la experiencia es una forma de aprendizaje y de conocimiento invalorable. La poseen las personas mayores y hay que tratar de absorberla de ellos, evitando cometer los errores que ellos cometieron”.

Andreu se muestra seguro frente a las responsabilidades que tiene al frente del CEM. Se ha propuesto un gran objetivo para este año que es la concreción de propuestas elevadas al Gobierno como la puesta en marcha definitiva de la ventanilla única para la creación de empresas, mediante la simplificación de trámites y reducción en los tiempos “contribuyendo de esta manera a mejorar el clima de negocios. Estamos trabajando, también, en una propuesta relativa a la captación y canalización de nuevas inversiones”, agregó.

No cree que su juventud signifique un impedimento para llevar adelante una buena gestión. “No es bueno que tanto personas   mayores, como jóvenes, interactúen con prejuicios sobre personas de distinta edad. La edad no debe ser un motivo de desacreditación”, afirmó. “Como empresario siempre busco la conciliación y la predisposición hacia el aprendizaje”, confió.

En este sentido, Andreu explicó que tratarán -junto con Julián Groisman, vicepresidente y también sub 40- de mantener la seriedad, jerarquía y representatividad del CEM. “Con esta gestión buscamos tener una participación activa en la toma de decisiones, como actores sociales fundamentales que contribuyan al desarrollo social y económico de nuestra provincia”, concluyó.  

Oscar Anunziata: “Las instituciones deben innovarse y desarrollarse”

Oscar Anunziata tiene 34 años, es soltero y licenciado en Administración de Empresas. Actualmente gerencia el Apart Hotel San Lorenzo y ocupa el cargo de presidente de la Cámara de Hotelería de Mendoza. Está en el rubro desde hace 14 años.

Anunziata es otro de los representantes de este fenómeno generacional que posiciona en los cargos directrices a jóvenes profesionales con formación y capacitación, en empresas tradicionales cuyos propietarios han ido cediendo espacio a la creatividad, ejecutividad y capacidad de innovar de los que quieren abrirse camino en este tan competitivo mercado que impone el mundo de las empresas hoy por hoy.
 
“Antiguamente -dice Oscar Anunziata- se podía relacionar a las instituciones con corrientes de pensamiento, ideas políticas o intereses, por qué no, partidarios. Hoy se trata de cambiar y encontrar a jóvenes  que sólo se comprometan con los intereses del sector en el que se van a desempeñar. En mi caso en particular el de la hotelería, tratando de posicionar la marca “Mendoza en el resto del país y en el mundo”.

Una muestra del pensamiento de este joven dirigente se encuentra en su visión muy ajustada del negocio hotelero:
 
“Los negocios en este nivel se generan a partir del aprovechamiento de una oportunidad de mercado que se presenta a través de la infinidad de demandas e intereses de los huéspedes. Hoy, la herramienta más importante para satisfacer esta amplitud de demanda es la información y mientras más completa sea ésta, mayor será nuestra capacidad para entender el comportamiento de los consumidores. A nivel institucional el negocio se mira desde la satisfacción de los intereses de los socios y de la provincia y las herramientas son los convenios y la sinergia de trabajo”.

El ejecutivo entrevistado va más allá cuando dice advertir “un mercado más agresivo que entiende que las instituciones no sólo tienen que ser representativas sino que siempre deben estar innovando y desarrollando nuevos atractivos para competir con éxito”. Sus inquietudes quedan al descubierto cuando manifiesta sus necesidades de desarrollar un emprendimiento propio que incluya nuevas actividades para los turistas, que ayuden a completar el abanico de ofertas que hoy existe.
 
“Además -agrega- es un orgullo poder dirigir la Cámara por la confianza que depositan en mí los hoteleros reunidos en ella. Hemos logrado una excelente coordinación de trabajo, adhesión de nuevos establecimientos, convenios y una posición de permanente conciliación y cooperación con el Estado, independientemente de los funcionarios que lo representan”.

Fernando Barbera: “Los jóvenes no participan mucho en organizaciones”

Fernando Barbera cumplió 25 años de profesión. Con 48 años de edad, este empresario gastronómico continúa al frente de los restaurantes con los que su familia llegó a convertirse en una de las más reconocidas de la provincia.

Alentado por sus padres, comenzó a trabajar desde muy chico en los negocios de la familia.  En la cocina que dirige su madre (la conocida María Teresa Barbera) aprendió el oficio.

Asegura que allí también  entendió cómo se maneja una empresa. “Descubrí que la rentabilidad es una consecuencia por hacer bien las cosas: cuidar a la gente que trabaja en la empresa, ofrecer un producto que, a los ojos de los clientes, tenga una excelente relación calidad-precio y fundamentalmente hacer el trabajo con amor”, cuenta Barbera.

Está convencido de que el rol del empresario dentro de la sociedad es mucho más profundo que ganar plata. Asegura que en la empresa se puede crear valor económico, social y ambiental para toda la sociedad. Parafraseando a Quino, se define como “un empresario consiente sabe que para amasar una fortuna no es necesario hacer harina a los demás”.

Con esa concepción de la vida empresarial, Fernando ha participado de distintas instituciones. Hoy es el Vicepresidente de la Asociación de Empresarios Hoteleros, Gastronómicos y Afines de Mendoza (Aehga). A esta organización llegó después de trabajar varios años en Valos. También es parte de Nuestra Mendoza, desde donde trabajan en ordenanzas municipales que exigen, por ejemplo, que el intendente presente planes de metas (para mejorar la calidad de vida de los vecinos) y rinda cuentas anualmente.

“En general los jóvenes no participan mucho de organizaciones empresarias  porque están muy ocupados en sus empresas y no comprenden la cultura de las asociaciones y lo que significa participar. Cuando participan aportan  ideas nuevas, profesionalismo y entusiasmo. En lo que se pueden equivocar es en ser impacientes con los dirigentes que llevan años trabajando para la institución. Es necesario paciencia para poder tomar lo mejor de la experiencia y mezclarlo con las ideas nuevas”, finalizó Barbera.

Fernando Porreta: “Hay que tener en cuenta la profesionalización”

Ingeniero Civil, egresado de la Universidad Nacional de Cuyo, Fernando Porreta (37) es el flamante presidente de la Cámara Argentina de la Construcción de la provincia. Este mendocino -casado y con 4 hijos- preside, además, Ceosa, la empresa constructora que fundaron sus padres: Juan José Porreta y Amalia Furiasse, en la década del '70, que hoy cuenta con 1.500 empleados y desarrolla obras no sólo en Mendoza (el proyecto del Metrotranvía Urbano, es el más importante) sino también en otras provincias y en países como India (actualmente realizan una obra de riego).

Con la misma convicción con la que enfrenta su función dentro de la empresa, asume sus responsabilidades frente a la Cámara. “Encaro mi trabajo siempre con mucho profesionalismo y dedicación y, por supuesto, con especial atención al personal, que es lo más importante a la hora de hacer negocios. Como dice mi papá: es fundamental rodearse de gente buena y capacitada”, definió.

Así, el esfuerzo, la calidad y la capacitación permanente son premisas indispensables en la vida del empresario, quien dedica cerca de 15 horas diarias a su trabajo y cree que en estos tres aspectos radica el éxito en un medio tan competitivo.

Esa profesionalización necesaria en toda tarea es el objetivo próximo a cumplir dentro de la agrupación. “En la Cámara hemos logrado unir fuerzas con una generación de jóvenes y la anterior, que es más experimentada. No existe una renovación generacional, como muchos piensan; sino una continuidad con nuevos aspectos a tener en cuenta, por ejemplo, la profesionalización. Nuestro potencial como Cámara, está en reunir distintas generaciones, experiencias y trayectorias”, contó.

En el marco de las concreciones en este corto período como presidente, Porreta ha reforzado el trabajo en conjunto con todas las Cámaras de la Construcción locales y ha comenzado la proyección de un plan de 200 viviendas por año para los asociados de la Cámara que comenzará en dos meses más.

“Si mantenemos el ritmo de 2011, nuestro sector seguirá muy bien. Es fundamental que no se caigan los puestos de trabajo y para esto, los planes de viviendas van a servir. Esto está íntegramente ligado a la capacitación de la persona. Por eso, apuntamos a lograr la implementación de escuelas técnicas para el trabajador”, finalizó el empresario.

Belén Graffigna:“Es necesario mostrar un perfil más empresario”

Belén Graffigna es licenciada en Administración Hotelera, tiene 38 años y está casada. De su unión matrimonial nacieron tres hijos. Hace 11 años que trabaja en la industria y desde hace 6 es la coordinadora de la Cámara de Hotelería de Mendoza.
 
“Después de recibida, mi experiencia comenzó en hoteles en funcionamiento; luego vinieron varias inauguraciones de establecimientos de distinta categoría; pasé por labores como la capacitación del personal, entrenamiento a diferentes niveles de empleados y, actualmente alterno con la Cámara una tarea con un grupo hotelero que posee 5 establecimientos en la Argentina y Estados Unidos. Si dijera que todo esto es por inquietud propia estaría olvidando mencionar que mi familia ha estado vinculada durante muchos años a la actividad hotelera. Es algo que, podría decir, traigo en la sangre”.

Esta joven ejecutiva, que no duda en adjudicar al uso de la tecnología, a la constante y necesaria profesionalización de las actividades, al desarrollo alcanzado por la sociedad y a la permanente evolución de las empresas, la cada vez más llamativa participación de los jóvenes en cargos directivos, asegura que muchos emprendimientos que nacieron como inquietudes familiares hoy se ven en la necesidad de mostrar “un perfil más empresario”, no sólo porque las condiciones del mercado así lo exigen sino también porque las pautas de competitividad necesitan de profesionalismo y capacitación para poder enfrentar con éxito una campaña de desarrollo.

“En el caso de los hoteles hay que tener en claro que la promoción siempre debe estar ligada al destino y por esto es fundamental el trabajo en conjunto con el Estado y la sinergia de las entidades privadas para la difusión de Mendoza como destino turístico ligado a sus bondades como paisajes, vino, termas, aventura y congresos. Todas estas actividades tienen como cabezas visibles a jóvenes emprendedores profesionales en distintas materias que, en los últimos años, han producido una verdadera revolución en el campo de la economía”.

Graffigna advierte que la Cámara de Hotelería de Mendoza está en un proceso de formación. Sus 10 años de existencia  han estado, además de cuidar los intereses gremiales del sector, casi enteramente destinados al posicionamiento de su lugar en el mercado local y a la promoción fuera de Mendoza.

“Hoy el desafío es lograr el trabajo en conjunto de los hoteles de Mendoza, la correcta coordinación y mucha constancia para materializar acciones beneficiosas para todos.  Espero para 2012 que la demanda continúe creciendo y que se puedan mejorar las condiciones para la industria en general que tienen que ver con las cargas impositivas y los constantes aumentos de costos que ponen en riesgo, por supuesto, la rentabilidad del sector”.
Más notas de esta sección
Divisas
Montemar
Ciudad de Mendoza
Moneda Compra Venta
Dolar 8.08 8.23
Euro 11.05 11.65
Pesos Chilenos 13.50 15.00
Real 3.30 3.65
Actualizado : 28/05/2014 | 11:34
Ver condiciones en www.montemar.com.ar
Copyright 2010 Los Andes | Todos los derechos reservados