El precio del ajo cayó un 79% y baja la superficie cultivada en Mendoza

Es en relación con la temporada pasada y la caída en los valores de las distintas variedades llega al 22%, según el último informe del IDR. La abundancia del ajo chino en el mercado internacional es uno de los motivos.

Edición Impresa: viernes, 04 de mayo de 2012
El precio del ajo cayó un 79% y baja la superficie cultivada en Mendoza

Sembrar variedades que se puedan guardar hasta mejorar el precio, es una de las sugerencias del IDR.

Notas relacionadas

Jaquelina Jimena - jimena@losandes.com.ar

La buena estrella comercial que supo acompañar al ajo regional hace dos temporadas parece eclipsarse. Es que el primer pronóstico realizado por el presidente de la Asociación de Productores, Empacadores y Exportadores de Ajo de Mendoza (Asocam), Juan Chiapinotto, suena temible. A eso se suma un informe del Instituto de Desarrollo Rural (IDR) que indica que los precios por kilo se han desplomado entre un 79% y un 22% en la última temporada.

“Calculamos que de las 16.000 hectáreas que arrojó la temporada 2010-2011, para este año podríamos llegar a las 8.000 o, con suerte, 9.000 hectáreas de ajo, para este período. Estamos hablando de una disminución en el cultivo del 50% en toda la provincia”, precisó Chiapinotto.

En tanto, a la hora de delinear el sombrío presente comercial para el ajo, desde el IDR, Nicolás Gutiérrez remarcó el desplome de los precios tomando en cuenta la temporada actual con la anterior, para cada una de las variedades de ajo que se cultivan en la provincia. El peor reparto fue para el morado verde en rama cuyo precio promedio pagado al productor en la temporada 2010-2011 fue de $ 1,88 el kilo, en tanto que en la actual sólo logró $ 0,39, lo que significa que -en un año- la caída del precio fue del 79,02%.

Le siguió los pasos el kilo de ajo morado seco en rama. Durante la temporada 2010-2011 se logró pagar al productor $ 4,07, y contrastado con el promedio que le dejó este año ($ 1,02) contabilizó un desplome en un año del 75,06%. Para el blanco seco en rama, el kilo que se llegó a pagar al productor fue de $ 4,50 el año pasado mientras que ahora cuesta $1,40 con una baja del 68,89%.

En el ranking de precios pagados al productor, tampoco quedó bien parado el kilo de ajo colorado seco en rama. Tomando nuevamente la temporada pasada y comparándola con la actual, la caída del valor fue del 62,40% ya que pasó de $ 5,08  los actuales $ 1,91 por kilo.

Los que experimentaron menores caídas en sus valores fueron el kilo de colorado verde en rama y el de morado seco en ristra. En el primer caso, la caída de precio entre un año y otro fue del 57,81%, en tanto que en el segundo tipo el descenso fue del 22,04%. A propósito, el kilo de esa variedad logró un valor atractivo durante la temporada pasada llegando a pagarse $ 10 al productor, pero ahora se obtiene $ 7,80 por kilo.

Según el empresario, la caída abrupta del ajo plantado en la provincia obedece a razones internas y externas. En el frente comercial con Brasil, el principal cliente externo,  la temporada pasada compró en demasía el ajo chino, con precios económicos y volúmenes imposibles de alcanzar.

“El año pasado, el costo para un productor mendocino de una caja de 10 kilos rondaba los 12 dólares, en tanto que algunos importadores brasileños estaban dispuestos a pagar por nuestro ajo unos 8 dólares la caja.  El precio de venta no alcanzaba ni a cubrir los costos de producción regional. Lo que sucede es que China tuvo una buena producción. La caja de ajo chino cerrado a precio FOB en ese país, fue de 3,50 dólares. Si se le suma 1,50 dólares de flete de barco, los precios finales  que logran a la hora de comercializarse en Brasil, son insuperables”, remarcó Chiapinotto.

Mercado interno

En cuanto al mercado interno, los altos costos actuales de inversión, (una hectárea de ajo demanda unos 8.000 dólares la hectárea aproximadamente) sumado a un dólar quieto, hace que los productores -para la próxima temporada- piensen en disminuir  la superficie del ajo en toda la provincia.  

A propósito, el informe hortícola 2011-2012 del IDR arrojó una caída en el cultivo -solamente para el ajo blanco- de 2.934 hectáreas que se sembraban en la temporada 2010-2011 se desplomaron a 1.316 hectáreas en 2011-2012. En cambio, para otras variedades como el blanco temprano, el morado y el colorado sumaron superficie cultivable en la última temporada.

Para Chiapinotto, el crecimiento de las variedades estuvo motorizado por razones económicas. Todavía queda grabada en la mente de los productores los 35 dólares que se llegó a pagar la caja de 10 kilos durante 2010-2011 destinado a exportación. Luego, con el paso de los meses, la rentabilidad cayó abruptamente y los precios pagados al productor se fueron deteriorando.

Tendencias peligrosas

“Una tendencia que crece con respecto al cultivo de ajo en la provincia es que hay variedades como el colorado y blanco, que poseen un muy buen sabor y que pueden ser almacenados por meses. Sin embargo, están siendo reemplazados por variedades más tempranas como el blanco temprano y los morados. Vemos que esta tendencia se ha agudizado entre los productores porque las variedades tempranas son más fáciles de cultivar, tienen un ciclo de vida más corto, por lo que apenas se cosechan hay que venderlos”, señaló Mabel Pereyra, del IDR.

Si en dos meses las variedades tempranas de ajo no son vendidas, inmediatamente comienzan a deshidratarse, pierden su sabor y quedan para el mercado interno. “Gran parte de los ajos que llegan a las góndolas de supermercados son tempranos. Nosotros apoyamos las variedades que pueden almacenarse como el blanco y el colorado porque permite al productor salir con mejores precios al mercado cuando la demanda está en alza”, puntualizó Pereyra. 
Más notas de esta sección
Divisas
Montemar
Ciudad de Mendoza
Moneda Compra Venta
Dolar 8.08 8.23
Euro 11.05 11.65
Pesos Chilenos 13.50 15.00
Real 3.30 3.65
Actualizado : 28/05/2014 | 11:34
Ver condiciones en www.montemar.com.ar
Copyright 2010 Los Andes | Todos los derechos reservados