Ya impacta en la construcción y en actividades industriales

En el primer trimestre de este año el sector de las obras sólo subió 1,2%. Además, durante los tres primeros meses de 2012 las actividades industriales cayeron 3,4%, comparados con el mismo periodo del año pasado. La pérdida de competitividad afectó a las exportaciones.

domingo, 29 de julio de 2012

Horacio Meilán - hmeilan@losandes.com.ar

Un informe de la Fundación Ideal corrobora que la desaceleración económica del país también es un hecho en Mendoza, a partir de la retracción de diversos sectores.

El estudio analiza, con datos oficiales, la coyuntura económica local, atendiendo a la reducción de la actividad en los primeros meses de 2012, encabezada por la producción hidrocarburífera, la construcción y las exportaciones, entre otros componentes del PBG.

Además, plantea presunciones sobre el escenario en la segunda mitad del año, cuando finalmente el comercio puede incorporarse al freno general.

Para muchos, la baja era previsible. Como dice el economista Sebastián Laza, “son mermas esperables a partir de la actividad desacelerada del país”.

Aunque hay quien ya ve lo peor. “Argentina y Mendoza ya están en recesión”, dijo Daniel Garro, de la consultora Valor, para quien las medidas de octubre pasado y enero de 2012, “aceitaron la desaceleración que venía desde abril de 2011”.

Para Rodrigo González, especialista de Ideal, Mendoza y el país atraviesan un “desajuste macroeconómico, agravado por el bajo crecimiento externo”, que incide en lo doméstico.
Según este analista, el desajuste de precios, salarios, costos y tipo de cambio “recuerda a lo ocurrido en los ’90” y si bien ahora es menos traumático, por el cierre de la economía para sostener superávit externo y retrasar efectos negativos, las soluciones son “cortoplacistas y causan problemas con los socios comerciales, llevando lo macro a un estado micro”, lo que impacta en las economías regionales, como la de Mendoza.

Hidrocarburos en el pozo

El informe de Ideal indica que la producción de hidrocarburos completó su cuarto año consecutivo de caída “ininterrumpida” con  una baja del 6% en la obtención de petróleo y del 6,7% menos de actividad petroquímica, según la Secretaría de Energía de la Nación.

En el primer trimestre de este año el crudo extraído se redujo 17% (241 mil metros cúbicos menos) frente a la última medición positiva, en el mismo período de 2008.

La situación ha generado un retroceso en la actividad minera provincial, de la cual el petróleo abarca el 83%, generando una lógica influencia negativa para una actividad que ocupa el 14% del PBG.

Para González, la recesión de este sector tiene una razón más: las retenciones (impuestos a la exportación) móviles, que “desmotivaron la producción”.

Aunque para él, la estatización de YPF, el déficit energético y el sostenido precio del petróleo “generan optimismo” para revertir el proceso negativo.

Construcción derribada

Otro sector alicaído, básico de la estructura económica local, es la construcción.
El estudio, en base a los despachos de la Asociación de Fabricantes de Cemento Portland, señala que esta actividad se frena “desde mediados de 2011”, con visos de contracción “a abril de este año”.

Comparativamente, en el primer trimestre de 2012 la construcción creció 1,2%, frente al 22% alcanzado en igual tiempo de 2011. “Si se analiza el primer cuatrimestre, la actividad en Mendoza se contrajo 5,1% interanual”, dice el análisis.

González calificó de “drástica” la caída sectorial y la relacionó con el estado incierto del mercado y las “malas expectativas” del ámbito privado.

“Las perspectivas mejorarán con el plan de viviendas gestado desde la Anses, pero en gran medida dependerá de la capacidad del Gobierno de volver a generar confianza y certidumbre en el rumbo económico”, añadió.

Exportaciones sin salida

El panorama exportador también es desfavorable. Más teniendo en cuenta que en mayo el país experimentó la mayor caída de ventas externas desde octubre de 2009, tal como informó el Indec.

El análisis de Ideal destaca que entre junio de 2011 e igual mes de 2012, “cayó 22% la competitividad cambiaria de la provincia, medida con el tipo de cambio real”.

Las relaciones comerciales con Brasil fueron las más adversas, “principalmente por las trabas de ese país”, aunque también por la devaluación del real (15%), que junto a la inflación, del 24,4% interanual, deterioró la posición competitiva “cerca del 30%”.

Sobre esto, el trabajo resalta que desde 2006 la competitividad cambiaria de Mendoza cayó 41%, en base al tipo de cambio real multilateral, que calcula esa fundación.

Las mayores complicaciones se observan en el último año. Desde junio de 2011 al mismo mes de 2012 la posición competitiva de Mendoza empeoró 22%. O sea que “el deterioro del último año explica casi 50% de la pérdida de competitiva de los últimos seis analizados”, dice.

La caída del TCR se impulsa por una inflación de 24,5%, traducida en mayores costos internos, y por una “revaluación” del peso frente al real, de 14,8%, y al euro, del 4%. “La competitividad cambiaria con Brasil cayó 29% y con la Zona Euro, 20%”, detalla el documento.

Algo similar pasó con EEUU y Chile, “levemente morigerado por la devaluación del peso ante sus monedas”. En el país del norte el TCR cayó 9% y en el vecino, 15%.

A criterio de Laza, la cuestión de las exportaciones “se complica cada vez más”, no sólo por las trabas de Brasil y la merma de Europa, sino también “porque la falta de competitividad tiende a ser crónica”.

Industria desactivada

En las variables examinadas también se incluye a la industria, que en el primer trimestre de 2012 “cayó interanualmente 3,4%”, sobre todo por la menor refinación de petróleo, ya que entre enero y marzo se procesaron 1,46 millones de metros cúbicos, “6,7% menos que en igual época de 2011”.

Este producto es preponderante en el sector: conforma el 52,4% de sus actividades, por delante de la elaboración de bebidas y alimentos, que abarca 21,2%.

El proceso reductivo también se aprecia en la fruta industrializada. “La menor cosecha de duraznos y principalmente de ciruela para industria llevó a una menor actividad en la industria alimentaria”, dice el informe.

La excepción es la vitivinicultura, ya que en el primer trimestre de 2012 aumentaron los despachos internos y externos de vinos.

Según González, la desaceleración agroindustrial se explica por el contexto recesivo. “El aumento de costos en los servicios se transfiere directamente a los precios”, indicó, añadiendo que para los bienes exportables el precio se fija internacionalmente, por lo que “los altos costos afectan la competitividad, la inversión y la producción”.

Para el analista, lo que ocurra en este ámbito será “trascendental” para la provincia en lo económico y en lo social, sobre todo porque el agro y la agroindustria representan 70% de las exportaciones locales, 20% de la población urbana ocupada (130.000 personas) y 50% en zonas rurales.

Trabajadores en alerta

La menor actividad provoca alerta en los asalariados. El estudio muestra que en la construcción, que emplea 8% de la mano de obra privada mendocina, la desaceleración refleja un “fuerte estancamiento del empleo privado, con 19.000 trabajadores”.

De todos modos, aún no hay estadísticas con rasgos negativos. En la industria, el último dato disponible, del cuarto trimestre de 2011, muestra que el empleo mejoró 11,5% interanual.
Según el estudio, “la disociación entre empleo registrado y producción sectorial se debe, principalmente, a que la refinación de petróleo pesa poco en la creación de empleo por ser una actividad intensiva en capital”.

Algo similar pasa en la minería, que también es intensiva en capital, que aporta 1% al trabajo privado.

A diciembre de 2011, el empleo creció 4,6% y llegó a similar nivel de 2008, el máximo de la última década.

Recesión y reversión

Si bien para algunos la recesión ya llegó, hay quien considera que aún se la puede prevenir, en tanto que una postura apela a la objetividad conceptual, como Rodrigo González, quien se basa en el método más difundido para decir si existe, considerando el inicio de un período recesivo “cuando hay dos o más trimestres consecutivos de caída del PBI de un país”, hecho no acaecido aún.

Garro desalienta esa posición. “No hay riesgos de recesión, estamos en recesión”, reiteró.
Laza, en tanto, otorga “50% de probabilidades” a un estado recesivo, dado que “se podría consolidar un escenario cuasi-estanflacionario” si algunas variables impactan en las expectativas económicas que subyacen en las decisiones de consumo e inversión.

El otro 50% se lo da al futuro que plantea el economista Miguel Bein, “de volver a crecer 4% o 5% en 2013”. Por eso resaltó: “Hay colegas que se apresuran a hablar de recesión definitiva; esperemos un trimestre más, al menos”.

En cuanto a cómo superar la crisis, González destacó que algunas cuestiones no dependen de las decisiones gubernamentales, como el crecimiento de Brasil o el final de la crisis europea, entre otros, pero sí hizo pedidos. “Es necesario ocuparse en serio de la inflación”, dijo, y añadió: “También hay que reducir el atraso cambiario, mejorar la política tributaria, eliminar trabas y generar certidumbre”.

Garro resaltó que se puede pasar “de una recesión con posibilidad de estanflación a una recesión curativa”, para lo que se debe “bajar el gasto público, parar la emisión de dinero y bajar la presión tributaria, además de abrir el mercado y el comercio exterior, liberando al dólar”.

Finalmente, Laza recomendó “sincerar el dólar”, el cual debe valer “no menos de $ 5,50” a fin de año.

El economista también coincidió con sus colegas en la necesidad de sacar restricciones a las importaciones y desacelerar la emisión monetaria y el gasto público, “pero de a poco, para que no se frene más la economía”.

Más notas de esta sección
Divisas
Montemar
Ciudad de Mendoza
Moneda Compra Venta
Dolar 8.08 8.23
Euro 11.05 11.65
Pesos Chilenos 13.50 15.00
Real 3.30 3.65
Actualizado : 28/05/2014 | 11:34
Ver condiciones en www.montemar.com.ar
Copyright 2010 Los Andes | Todos los derechos reservados