Proyecciones de las variables macroeconómicas para 2013

Se estima que el país crecerá cerca del 3% por la aplicación de políticas fiscales y monetarias expansivas. La inflación superará el 24%. Seguirán los controles cambiarios y las devaluaciones.

domingo, 06 de enero de 2013
Proyecciones de las variables macroeconómicas para 2013

Gustavo Reyes - Especial para Los Andes

En esta época del año siempre es bueno realizar un balance de cómo cierra el período y analizar cuál es el escenario para el siguiente año. En las siguientes líneas vamos a describir rápidamente cómo terminó desde el punto de vista macroeconómico 2012 y cuál es el panorama más probable para 2013, concentrándonos en cuatro variables macroeconómicas: evolución del nivel de actividad tanto en el mundo como en Argentina, dinámica de la tasa de inflación y del mercado cambiario en nuestro país.

Economía mundial

2012 terminó siendo un poco peor de lo esperado, no tanto para el promedio del mundo sino para muchos de los países europeos y para algunas de las más relevantes economías emergentes. Esta mala performance fue en parte compensada por una dinámica mejor a la esperada en Estados Unidos.

Entre las distintas razones que explican esta desaceleración en el crecimiento mundial se destacan principalmente dos. Por un lado, el ajuste fiscal en la mayoría de las economías grandes, que si bien ha mejorado sus desequilibrios, se ha traducido en un importante freno a la expansión de dichas economías. Por otro lado, la existencia de una elevada incertidumbre también ha jugado un importante rol, reduciendo la dinámica del gasto privado (consumo e inversión).

Esta elevada incertidumbre está relacionada con la existencia de al menos tres grandes riesgos: la capacidad que tenga la zona del euro para controlar la actual crisis, la resolución del denominado "abismo fiscal" de Estados Unidos y, por último, la capacidad de Japón tanto para escapar a una nueva recesión como para poder controlar sus grandes desequilibrios fiscales (actualmente presenta uno de los déficits más elevados de las economías avanzadas, y por ahora sin señales de reducción).

Para 2013 el escenario macroeconómico del mundo parecería ser mejor que el del año pasado en la medida que se disipen los riesgos ya comentados. Cuando esto suceda, las actualmente bajísimas tasas de interés deberían comenzar a impulsar la demanda de créditos y permitir a las economías avanzadas alcanzar un mayor dinamismo.

De esta forma, para la mayoría de los países europeos se espera que 2013 sea mejor que 2012. En Estados Unidos, el crecimiento resultaría similar al del 2012. Por el lado de las economías emergentes también habría buenas noticias desde China y Brasil, que también verían mejorar el dinamismo de sus economías durante 2013.

Argentina y el nivel de actividad económica

Durante 2012, la economía de Argentina ha estado prácticamente estancada y su tasa de crecimiento probablemente esté muy cercana a cero o resulte levemente positiva.
 
Si bien los tradicionales motores de los últimos años, política monetaria y fiscal, siguieron siendo muy expansivos, los mismos fueron compensados por una fuerte caída en los indicadores de confianza del consumidor y de expectativas empresariales, que, junto con el importante aumento en la prima de riesgo país (pasó de ser el doble del promedio de países emergentes a casi cuatro veces), congelaron el consumo y repercutieron muy negativamente sobre las decisiones de inversión.

Sumado a esto, el sector exportador también empezó a sufrir las consecuencias de un tipo de cambio que crece muy por debajo de la inflación y por la baja performance de la economía de Brasil.

Para 2013, las buenas noticias provenientes de la cosecha de soja y del repunte de la economía de Brasil, junto con la continuidad de las políticas monetarias y fiscales expansivas (muy probables en año eleccionario), quizá permitan alcanzar una tasa de crecimiento en la economía (3%) que resultará superior a la del presente año pero, dadas las limitaciones de la alta prima de riesgo y del bajo nivel de inversión, seguramente estará muy por debajo de los niveles alcanzados en los años 2010 y 2011 (8,2% y 5,7%, respectivamente).

Tasa de inflación

La tasa de inflación durante 2012 (cercana al 24% anual de acuerdo al promedio de las direcciones de estadísticas provinciales) se mantuvo en los mismos elevados niveles registrados durante los últimos dos años.

A favor del proceso inflacionario siguieron jugando el fuerte ritmo de expansión monetaria junto con la dinámica del gasto público. En contra influyó decididamente el fuerte estancamiento que se registró en la economía, que sirvió de contención para la dinámica del crecimiento de los precios.

Para 2013 se espera que la inflación probablemente suba un escalón desde los actuales niveles. Las razones para que ello suceda son múltiples: las actuales políticas monetarias y fiscales expansivas probablemente continúen a igual o mayor ritmo (año eleccionario); a diferencia de 2012, la economía ya no va a estar estancada y por lo tanto ya no ayudará a contener la dinámica de los precios, y por último, la devaluación del tipo de cambio oficial probablemente mantenga o incluso acelere el actual mayor ritmo registrado en los últimos tres meses de 2012 (cercano al 18% anual vs el 14% para el promedio de todo 2012 y solamente 8% para 2011).

El grado en el que puede acelerarse la inflación depende de múltiples factores. La evidencia empírica de la propia historia inflacionaria de nuestro país muestra 4 períodos con niveles de inflación similares al actual, cuando la inflación terminó acelerándose (principios y fines de los '50, mediados de los '60 y de los '70). Las variables más importantes que desencadenaron estas aceleraciones inflacionarias fueron: aumentos en el déficit fiscal, en el ritmo de crecimiento de los salarios y de la base monetaria, como así también caídas en la demanda de dinero. La contención de la evolución de estas variables será clave para determinar la magnitud del nuevo escalón del proceso inflacionario.

Mercado cambiario

En 2012 el mercado cambiario estuvo marcado por dos hechos. En primer lugar, la consolidación de los controles cambiarios que hacia fin de año se tradujeron en una brecha entre el dólar "blue" y el oficial cercana al 30% pero que por momentos alcanzó niveles cercanos al 47% (julio) y que ahora por las vacaciones amenaza nuevamente con ensancharse. En segundo lugar, por el hecho de que el poder adquisitivo del dólar oficial alcanzó valores muy cercanos a los de fines de la convertibilidad.

Para 2013 no es esperable que se levanten los controles cambiarios, ya que en el medio de un año eleccionario, con una inflación probablemente superior al 24% y con una emisión cercana al 40% anual, resultaría muy riesgoso para las autoridades económicas. La clave para poder levantar dichos controles pasa por medidas concretas que reduzcan el horizonte inflacionario y el ritmo de emisión monetaria, escenario que por ahora no luce probable para 2013.

Respecto a la dinámica del dólar oficial, el hecho de que el mismo haya alcanzado los valores de fines de 2001 en términos de poder adquisitivo, muestra la constante caída que ha tenido el mismo volviendo caro al país en términos de dicha moneda y perjudicando el proceso exportador.

Implícitamente, el mismo Banco Central ha reconocido parcialmente este hecho al haber acelerado notablemente el ritmo de devaluación del dólar oficial en los últimos meses, como se comentó anteriormente. Dada esta realidad, este año el BCRA continuará con un ritmo de devaluación al menos similar a lo evidenciado durante los últimos tres meses de 2012, de forma tal de achicar la diferencia con la evolución del resto de los precios de la economía.

En resumen, 2013 será un año en el que la economía de Argentina probablemente vuelva a crecer, pero a tasas bastante inferiores a las de 2010/11. La contrapartida de este crecimiento estará en la tasa de inflación, que seguirá elevada y seguramente un escalón por arriba de lo registrado en los últimos años. Los controles del mercado cambiario seguramente continuarán, pero con un tipo de cambio oficial creciendo a un ritmo más elevado, más parecido al de los últimos meses que al del último año.

* El autor es economista jefe del Ieral-Mendoza. Fundación Mediterránea.
Más notas de esta sección
  • En un año,  el turismo dejó $ 6.500 millones en Mendoza

    En un año, el turismo dejó $ 6.500 millones en Mendoza

    Creció 20% el dinero que gastaron los turistas que en 2012 visitaron la provincia, con respecto al año anterior. Incidieron, entre otros aspectos, encuentros deportivos de relieve, la Cumbre del Mercosur y la profusión de feriados.

  • Paritarias: primeros avances con un piso del 20 ciento

    Paritarias: primeros avances con un piso del 20 ciento

    A pedido de Soeva, el Ministerio de Trabajo analiza fijar fecha para fin de mes. Por ahora, arrancaría sin un cepo pero pesa el ejemplo del 50% pedido por los estatales. La Corresponsabilidad Gremial, que difiere aportes para agosto, a la mesa de discusión

Divisas
Montemar
Ciudad de Mendoza
Moneda Compra Venta
Dolar 8.08 8.23
Euro 11.05 11.65
Pesos Chilenos 13.50 15.00
Real 3.30 3.65
Actualizado : 28/05/2014 | 11:34
Ver condiciones en www.montemar.com.ar
Copyright 2010 Los Andes | Todos los derechos reservados