¿Y si un día nos quedamos sin agua?

Expertos advierten sobre la falta de obras hídricas y de controles, mal uso de Potrerillos, deterioro del recurso subterráneo y riesgos de contaminación.

Edición Impresa: domingo, 24 de marzo de 2013
zoom
¿Y si un día nos quedamos sin agua?

La planta de Aguas Mendocinas de Luján debería ser ampliada. (Claudio Gutiérrez)

Notas relacionadas

Zulema Usach - zusach@losandes.com.ar

Los mendocinos parecen haberse acostumbrado a que cada tanto surja algún inconveniente a la hora de abrir la canilla. Basta con recordar las situaciones ocurridas en las últimas semanas. Primero fueron los aludes en alta montaña los que hicieron tambalear el sistema de abastecimiento de agua, a tal punto que casi todo el Gran Mendoza se quedó sin una gota.

Luego, las diferentes maniobras de limpieza en el dique Potrerillos hicieron que el agua llegara a las casas con barro. A los pocos días, diez mil familias de El Algarrobal vivieron una preocupación mayor aún: el pozo que abastecía a aquella zona de Las Heras presentó altos niveles de boro y se quedaron sin el servicio.

Pero la lista de problemas ligados al recurso vital, que en una provincia semidesértica como Mendoza es crucial cuidar al máximo, siguen. Días atrás y adelantándose a los posibles cortes intermitentes, la prestadora estatal (Aysam) recomendó a la población acopiar agua. Fue entonces cuando miles de personas llenaron fuentones, baldes y bañeras. Incluso, muchos salieron apresurados a comprar su bidón de seis litros.

En el medio, hubo denuncias, pedidos de descuentos en las boletas, cruces políticos y acusaciones que apuntan a los organismos responsables de la administración, abastecimiento y control: Aysam, el Ente Provincial de Agua y Saneamiento (EPAS), el Departamento General de Irrigación y los municipios de Luján de Cuyo y Maipú, ambos con su respectiva concesión del servicio.

Ahora bien. Aunque a las claras estos hechos sean la evidencia de que Mendoza necesita revisar a fondo qué es lo que sucede con el recurso hídrico para poder garantizar una mejor calidad de vida para las generaciones venideras, lo cierto es que las falencias en lo relativo al agua para consumo y riego ya tienen varias décadas y de hecho, los especialistas hablan de un colapso que tuvo como preludio una gran cantidad de avisos y alertas, inclusive, desde fines de la década del '60.

El ingeniero Ángel Berra y el abogado e investigador del Instituto Nacional de Agua Carlos Marziali integran el Subcomité Científico y Técnico del EPAS, cuya función es asesorar de manera consultiva al órgano de contralor. A partir de su conocimiento y en base a la experiencia que ellos han cosechado por formar parte de este equipo de profesionales, detallaron las deficiencias más notorias que hay en la totalidad del sistema, que se nutre de dos fuentes principales: el deshielo y el agua subterránea.

En el mapa de inconvenientes que afectan a toda la geografía provincial en materia de agua, ellos alertaron que de no tomarse a tiempo los recaudos necesarios, los mendocinos estarán expuestos, por ejemplo, a graves contaminaciones en los principales ríos y acuíferos, muy difíciles de mitigar.

Falta de obras y desaprovechamiento del principal embalse que abastece al oasis norte (Potrerillos), escasez de controles, deterioro en la calidad del agua subterránea, decisiones políticas que van detrás de los problemas (y no delante de estos), cañerías que quedaron vetustas con el tiempo y un sistema de cloacas que necesita ser revisado, son sólo una parte de los conflictos actuales que, según los expertos, toda la provincia debe sentarse a resolver de manera urgente. Aquí, un panorama general de la situación.

Ley de Aguas

La ley que rige la administración del recurso hídrico en la provincia fue aprobada en 1884, poco tiempo después de la implementación de la red de distribución de agua potable que reemplazó a los antiguos aguateros. En aquel entonces, Mendoza se declaraba como una provincia netamente agrícola y el contexto era muy diferente al actual. Hoy, cuando las industrias y la urbanización creciente y desordenada cambiaron de manera integral el entorno de lo que fuera aquella provincia de finales del siglo XIX, el debate acerca de si la legislación requiere o no una reforma integral ha ganado terreno en el ámbito científico y académico.

Desde el punto de vista de Berra y Marziali, esta norma rectora no necesita ser puesta en discusión nuevamente en su totalidad. "La Ley de Aguas ha sido reformada de manera constante durante los dos últimos siglos (sic). Nunca pasaron más de diez años sin que se le modificara algo", advirtió el segundo, pero hizo una aclaración. Dijo, en coincidencia con Berra, que en realidad la norma que debe ser modificada es la Ley de Aguas Subterráneas, porque entienden que en la actualidad no se ajusta del todo a las necesidades del campo mendocino.

"La Ley de Aguas estableció la unidad del ciclo hidrológico y la necesidad del uso conjunto del agua superficial y subterránea", explicó Marziali. El agua, así, es considerada una unidad más allá de la fuente de la cual provenga. Por eso, la propuesta que según estos especialistas debería prosperar, consiste en permitir que los dueños de los campos construyan pequeños reservorios de agua (superficial y subterránea) y así poder aprovecharla al máximo. Sin embargo, enfatizaron, aún no existe el respaldo jurídico necesario.

En el campo, dijo Berra, el sistema de riego está quebrado por el crecimiento de barrios e industrias. Por lo tanto, el agua para riego se distribuye en forma arbitraria por los tomeros.

Agua subterránea

"El agua subterránea no está siendo usada de manera adecuada. Por el contrario, está siendo destruida y contaminada", destacó Marziali. Según el letrado, un antecedente del cual Mendoza debería escarmentar ocurrió desde fines de los años '60 y principios de los '70, cuando se perdió la mayor reserva de agua dulce del Oasis Norte. Ocurrió que, debido al fomento descontrolado del uso de pozos para incrementar la cantidad de tierra cultivada, el agua de las napas más profundas se salinizó "por exceso de uso".

"La situación llegó al extremo cuando hace 15 años empezó a aumentar el nivel de salinidad por exceso de explotación. Fue entonces cuando se establecieron zonas de restricción y se planificó construir nuevos pozos", detalló Marziali.

Infraestructura

Para los expertos que asesoran al EPAS, los diferentes procesos por los que atravesó la administración del agua en la provincia no redituaron en calidad de servicio y previsión. Berra explicó que el período más crítico fue el que coincidió con los años en que Obras Sanitarias Mendoza fue privatizada. "Desde el '98 hasta 2002 la empresa hizo lo menos que pudo", lanzó el ingeniero, y enfatizó en que el organismo de control "debe trabajar de manera independiente del poder político, porque ahora a Aysam no la controla nadie".

En su discurso, el hombre mostró un profundo saber relacionado con el agua y el uso del suelo. De hecho, antes de jubilarse, trabajó durante muchos años como investigador del Instituto Argentino de Investigaciones de Zonas Áridas (Iadiza-CCT). "El agua no puede separarse de su pertenencia al suelo", aseguró desde una perspectiva integradora. Por eso, él consideró que además de una correcta administración del recurso, se vuelve urgente una mayor inversión en materia de infraestructura.

El experto indicó que es necesario plantear, por ejemplo, si las plantas potabilizadoras de Luján de Cuyo deberían ser ampliadas o no. "En lugar de esto, lo que se ha hecho es poner parches, tal como sucedió con la planta de Benegas, que recibe agua de un canal que está expuesto a contaminación", advirtió. La situación de las tomas de agua, como la de Alto Benegas y Alto Mendoza, también es crítica para el especialista, que propuso planificar reservorios de almacenamiento de líquido.

Potrerillos, en la mira

Pero esto no es todo. Para los especialistas el dique Potrerillos podría producir 1.500 litros de agua por segundo (tres veces más de la capacidad actual) "sin necesidad de invertir demasiado". Otra posibilidad que planteó Berra para mejorar el sistema apunta a construir un dique mayor en una zona aún más cerca de la montaña (como El Nihuil), que esté conectado con otros intermedios de manera que sea posible regular los caudales para que el embalse Potrerillos quede como un dique compensador.

La existencia de emprendimientos inmobiliarios que con el tiempo y la falta de planificación se multiplicaron en los últimos años en alta montaña ha generado una doble problemática: por un lado, se profundizó el riesgo de contaminación de las napas debido a la existencia de pozos sépticos, en tanto que el agua potable que debería irrigar aguas abajo, se queda en las zonas más altas. "Hoy las villas cordilleranas están captando el agua de la planta de Potrerillos, que debería abastecer a las zonas más bajas", dijoBerra.

En la zona del pedemonte, la situación no es mejor. Sumado a los constantes riesgos de aluviones, el costo que paga el Estado para abastecer a las zonas no irrigadas es alto para los especialistas. Marziali advirtió sobre otra problemática que se plantea en el interior del dique Potrerillos, que en los últimos días fue blanco de diferentes operativos de limpieza. Aseguró que a raíz de la generación de algas en el fondo de éste, existe un alto riesgo de toxicidad, por lo que se vuelve necesario "reforzar con personal, recursos e infraestructura acorde los laboratorios de Aysam".

En este sentido, el especialista del INA recordó la cercanía de los márgenes del río Mendoza con la ruta internacional N° 7, por donde circulan camiones con residuos peligrosos. En el caso de que haya un accidente, dijo Marziali, el agua de todos los mendocinos estaría en grave riesgo y debido a la carencia de controles adecuados nadie sabe la magnitud de la contaminación que se podría generar y, con ello, el riesgo para la población.

"Hace poco salió agua turbia de los surtidores, salía con tierra. ¿Pero qué hubiese pasado si en lugar de barro hubiese sido un material que no se viera? Nadie lo hubiese podido frenar", planteó y aclaró que si bien "el agua que consumimos es de deshielo y de buena calidad", si alguna vez ocurre una contingencia "no nos vamos a enterar porque falta un sistema de alerta adecuado".
Más notas de esta sección
  • El papa les pidió a los fieles que no se dejen "robar la esperanza"

    El papa les pidió a los fieles que no se dejen "robar la esperanza"

    El papa Francisco presidió el comienzo de Semana Santa. Habló de corrupción mundial, violencia, divisiones, sed de dinero y poder. Pidió fe para combatir estos males.

  • Sergio Gras, una voz emblemática

    Sergio Gras, una voz emblemática

    Se declara como un apasionado de la radio y la televisión. Ha conducido y participado en una enorme cantidad de programas en ambos ámbitos. Además de su trabajo en los medios es el presidente de la Fundación Banco de Alimentos.

Eviar comentarios
  1. grafico
    cmarziali | 25/03/2013 | 13:26 hs
    grafico
    #3
  2. Algunas fe de erratas serán necesarias. Es planta potabilizadora Potrerillos, no dique Potrerillos. Fue la Ley de Aguas Subterráneas la que estableció el principio del ciclo hidrológico y el uso conjunto. Etc.
    • Positivo (0)
    • Negativo (0)
    • Mostrar respuestas (0)
  1. grafico
    paolagc | 24/03/2013 | 17:48 hs
    grafico
    #2
  2. Todo es posible inclusive quedarnos sin agua....SEÑORES DE AGUAS MENDOCINAS HACE UN MES QUE EN LA CALLE BERNARDO ORTIZ Y VERTIZ DE GODOY CRUZ HAY UN HUNDIMIENTO DE PISO ENORME Y UNA PERDIDA DE AGUA MUY IMPORTANTE...LOS VECINOS HEMOS REALIZADO TREINTA RECLAMOS, SEÑORES !!!!TREINTA RECLAMOS!!!! Y NO HAN HECHO NADA. ¿CUANTA AGUA HEMOS PERDIDO EN TIEMPO DE ESTA ROTURA? ¿QUE HACEMOS, NO QUEDA OTRA QUE LLAMAR A LOS MEDIOS? ASI MANEJAN LOS RECURSOS LOS SEÑORES DE AGUAS MENDOCINAS
    • Positivo (0)
    • Negativo (-3)
    • Mostrar respuestas (0)
  1. grafico
    OnamuH | 24/03/2013 | 15:51 hs
    grafico
    #1
  2. Esta bien la nota, pero primero lo del Algarrobal no es boro el problema principal, sino Nitratos. Informese mejor. Segundo: Esta bien el panorama desalentador pero que propuestas dan? todos criticamos pero no proponemos.
    • Positivo (3)
    • Negativo (0)
    • Mostrar respuestas (0)
Copyright 2010 Los Andes | Todos los derechos reservados